domingo, 22 de febrero de 2015

Lenguas Indígenas Mexicanas / en busca de la preservación






El sami es una lengua que se habla en Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia. Según escuché decir a los mismos samis, ellos consideran que su idioma es una lengua indígena. El sami forma parte de la familia lingüística urálica y está muy cercanamente emparentada con el húngaro y el finés. Al enterarme de este parentesco, pregunté por qué, si consideraban que el sami es una lengua indígena, sus lenguas hermanas, el húngaro y el finés no lo eran. La respuesta es compleja. Esta división evidencia lo difícil que es formular una definición universal de “lengua indígena”.
¿Qué es lo que tienen en común todas las lenguas del mundo a las que llamamos indígenas? Para muchos, las lenguas indígenas son equivalentes a lenguas originarias de un territorio específico; aunque bajo esta definición, el japonés y el finés, siendo originarios de la región en la que se hablan entrarían dentro de esta categoría. Sin embargo, revisando la legislación ninguna de estas lenguas es considerada lengua indígena.
Por otra parte, otras personas definen a una lengua indígena como lengua minoritaria. La pregunta solo se duplica ¿cómo sabemos que una lengua indígena es minoritaria? Obviamente, el número de hablantes no es un buen indicador pues existen lenguas consideradas indígenas como el maya cuyo número de hablantes es casi equivalente a la población de pequeños países europeos.
En México, las lenguas indígenas son aquellas que descienden de lenguas que se hablaban antes de la llegada de los españoles en el territorio que siglos después se llamaría México. En cada uno de los países del mundo, la definición de una lengua indígena será distinta, mientras que aquí la llegada de los españoles es el hecho definitorio, en el otro será la llegada de los franceses, los ingleses o los portugueses.
Sin embargo, dado que nadie puede decir que es originario desde siempre de un territorio (todas las poblaciones llegaron de otro lugar llamado África), entonces no podemos decir que solo las lenguas que hablan pueblos que han ocupado un territorio ininterrumpidamente son lenguas indígenas. Aunque la población que habla náhuatl en Oaxaca decididamente arribó al territorio que actualmente ocupa muy tardíamente, no podemos decir que no es una lengua indígena en comparación con las lenguas otomangues cuyos hablantes ocupaban desde antes el mismo territorio. Por el contrario, no podemos decir que la comunidad hablante de mixteco que ahora habita en Baja California no habla una lengua indígena porque no es originaria de esa región.
¿Cómo podemos saber entonces que una lengua es indígena? Mi respuesta, muchas veces tentativa, es a su vez una pregunta: ¿Se trata de una lengua oficial o una de las lenguas oficiales de un estado-nación? Si no lo es, entonces estamos ante una lengua que podemos llamar indígena. Generalmente, una de las consecuencias más visibles es que los hablantes de estas lenguas son discriminados con todo lo que eso lleva asociado.
Durante la conformación de los estados-nación, las lenguas que no fueron asociadas a estos estados se conocen como lenguas indígenas. En muchos casos, los pueblos que hablan estas lenguas no pudieron conformar un estado debido sobre todo al colonialismo de manera que la distinción lenguas indígenas versus lenguas no indígenas es en muchos casos, y sobre todo en Latinoamérica, producto del colonialismo.
En cuanto una lengua deje de estar asociada a un estado es probable que se vuelva una lengua indígena. Si el español fuera una lengua que solo se hablara en Argentina y de pronto el estado brasileño la anexara como parte de él, es muy probable que el español se conviertiera en otra de las lenguas indígenas brasileñas. Aún siendo hermanas, el sami es una lengua indígena y el finés no lo es porque el primero no es lengua de ningún estado nación, el sami es la lengua de una población que forma parte a su vez de otros estados. Si la población sami se hubiera constituido como un país independiente durante el periodo en el que se conformaron los estados nación, seguramnte la lengua sami no sería una lengua indígena como tampoco lo es el finés, lengua oficial de Finlandia.
Lo mismo sucede en México, durante la conformación de los países, la lengua de los pueblos que no conformaron estados-nación independientes se convirtieron en lenguas indígena y solo por este motivo, y no otro, se les puede llamar así. Un hecho histórico, totalmente contextual y que no depende de las lenguas en sí, hace que podamos llamar al sami y al mixe de la misma manera: lenguas indígenas.
- See more at: http://estepais.com/site/2012/lenguas-indigenas-%C2%BForiginarias-y-minoritarias-o-instrucciones-para-determinar-que-una-lengua-es-indigena/#sthash.wLepxQ7F.dpuf
El sami es una lengua que se habla en Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia. Según escuché decir a los mismos samis, ellos consideran que su idioma es una lengua indígena. El sami forma parte de la familia lingüística urálica y está muy cercanamente emparentada con el húngaro y el finés. Al enterarme de este parentesco, pregunté por qué, si consideraban que el sami es una lengua indígena, sus lenguas hermanas, el húngaro y el finés no lo eran. La respuesta es compleja. Esta división evidencia lo difícil que es formular una definición universal de “lengua indígena”.
¿Qué es lo que tienen en común todas las lenguas del mundo a las que llamamos indígenas? Para muchos, las lenguas indígenas son equivalentes a lenguas originarias de un territorio específico; aunque bajo esta definición, el japonés y el finés, siendo originarios de la región en la que se hablan entrarían dentro de esta categoría. Sin embargo, revisando la legislación ninguna de estas lenguas es considerada lengua indígena.

Por otra parte, otras personas definen a una lengua indígena como lengua minoritaria. La pregunta solo se duplica ¿cómo sabemos que una lengua indígena es minoritaria? Obviamente, el número de hablantes no es un buen indicador pues existen lenguas consideradas indígenas como el maya cuyo número de hablantes es casi equivalente a la población de pequeños países europeos.

En México, las lenguas indígenas son aquellas que descienden de lenguas que se hablaban antes de la llegada de los españoles en el territorio que siglos después se llamaría México. En cada uno de los países del mundo, la definición de una lengua indígena será distinta, mientras que aquí la llegada de los españoles es el hecho definitorio, en el otro será la llegada de los franceses, los ingleses o los portugueses.

Sin embargo, dado que nadie puede decir que es originario desde siempre de un territorio (todas las poblaciones llegaron de otro lugar llamado África), entonces no podemos decir que solo las lenguas que hablan pueblos que han ocupado un territorio ininterrumpidamente son lenguas indígenas. Aunque la población que habla náhuatl en Oaxaca decididamente arribó al territorio que actualmente ocupa muy tardíamente, no podemos decir que no es una lengua indígena en comparación con las lenguas otomangues cuyos hablantes ocupaban desde antes el mismo territorio. Por el contrario, no podemos decir que la comunidad hablante de mixteco que ahora habita en Baja California no habla una lengua indígena porque no es originaria de esa región.

¿Cómo podemos saber entonces que una lengua es indígena? Mi respuesta, muchas veces tentativa, es a su vez una pregunta: ¿Se trata de una lengua oficial o una de las lenguas oficiales de un estado-nación? Si no lo es, entonces estamos ante una lengua que podemos llamar indígena. Generalmente, una de las consecuencias más visibles es que los hablantes de estas lenguas son discriminados con todo lo que eso lleva asociado.

Durante la conformación de los estados-nación, las lenguas que no fueron asociadas a estos estados se conocen como lenguas indígenas. En muchos casos, los pueblos que hablan estas lenguas no pudieron conformar un estado debido sobre todo al colonialismo de manera que la distinción lenguas indígenas versus lenguas no indígenas es en muchos casos, y sobre todo en Latinoamérica, producto del colonialismo.

En cuanto una lengua deje de estar asociada a un estado es probable que se vuelva una lengua indígena. Si el español fuera una lengua que solo se hablara en Argentina y de pronto el estado brasileño la anexara como parte de él, es muy probable que el español se conviertiera en otra de las lenguas indígenas brasileñas. Aún siendo hermanas, el sami es una lengua indígena y el finés no lo es porque el primero no es lengua de ningún estado nación, el sami es la lengua de una población que forma parte a su vez de otros estados. Si la población sami se hubiera constituido como un país independiente durante el periodo en el que se conformaron los estados nación, seguramnte la lengua sami no sería una lengua indígena como tampoco lo es el finés, lengua oficial de Finlandia.

Lo mismo sucede en México, durante la conformación de los países, la lengua de los pueblos que no conformaron estados-nación independientes se convirtieron en lenguas indígena y solo por este motivo, y no otro, se les puede llamar así. Un hecho histórico, totalmente contextual y que no depende de las lenguas en sí, hace que podamos llamar al sami y al mixe de la misma manera: lenguas indígenas.

http://estepais.com/site/2012/lenguas-indigenas-%C2%BForiginarias-y-minoritarias-o-instrucciones-para-determinar-que-una-lengua-es-indigena/


El sami es una lengua que se habla en Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia. Según escuché decir a los mismos samis, ellos consideran que su idioma es una lengua indígena. El sami forma parte de la familia lingüística urálica y está muy cercanamente emparentada con el húngaro y el finés. Al enterarme de este parentesco, pregunté por qué, si consideraban que el sami es una lengua indígena, sus lenguas hermanas, el húngaro y el finés no lo eran. La respuesta es compleja. Esta división evidencia lo difícil que es formular una definición universal de “lengua indígena”.
¿Qué es lo que tienen en común todas las lenguas del mundo a las que llamamos indígenas? Para muchos, las lenguas indígenas son equivalentes a lenguas originarias de un territorio específico; aunque bajo esta definición, el japonés y el finés, siendo originarios de la región en la que se hablan entrarían dentro de esta categoría. Sin embargo, revisando la legislación ninguna de estas lenguas es considerada lengua indígena.
Por otra parte, otras personas definen a una lengua indígena como lengua minoritaria. La pregunta solo se duplica ¿cómo sabemos que una lengua indígena es minoritaria? Obviamente, el número de hablantes no es un buen indicador pues existen lenguas consideradas indígenas como el maya cuyo número de hablantes es casi equivalente a la población de pequeños países europeos.
En México, las lenguas indígenas son aquellas que descienden de lenguas que se hablaban antes de la llegada de los españoles en el territorio que siglos después se llamaría México. En cada uno de los países del mundo, la definición de una lengua indígena será distinta, mientras que aquí la llegada de los españoles es el hecho definitorio, en el otro será la llegada de los franceses, los ingleses o los portugueses.
Sin embargo, dado que nadie puede decir que es originario desde siempre de un territorio (todas las poblaciones llegaron de otro lugar llamado África), entonces no podemos decir que solo las lenguas que hablan pueblos que han ocupado un territorio ininterrumpidamente son lenguas indígenas. Aunque la población que habla náhuatl en Oaxaca decididamente arribó al territorio que actualmente ocupa muy tardíamente, no podemos decir que no es una lengua indígena en comparación con las lenguas otomangues cuyos hablantes ocupaban desde antes el mismo territorio. Por el contrario, no podemos decir que la comunidad hablante de mixteco que ahora habita en Baja California no habla una lengua indígena porque no es originaria de esa región.
¿Cómo podemos saber entonces que una lengua es indígena? Mi respuesta, muchas veces tentativa, es a su vez una pregunta: ¿Se trata de una lengua oficial o una de las lenguas oficiales de un estado-nación? Si no lo es, entonces estamos ante una lengua que podemos llamar indígena. Generalmente, una de las consecuencias más visibles es que los hablantes de estas lenguas son discriminados con todo lo que eso lleva asociado.
Durante la conformación de los estados-nación, las lenguas que no fueron asociadas a estos estados se conocen como lenguas indígenas. En muchos casos, los pueblos que hablan estas lenguas no pudieron conformar un estado debido sobre todo al colonialismo de manera que la distinción lenguas indígenas versus lenguas no indígenas es en muchos casos, y sobre todo en Latinoamérica, producto del colonialismo.
En cuanto una lengua deje de estar asociada a un estado es probable que se vuelva una lengua indígena. Si el español fuera una lengua que solo se hablara en Argentina y de pronto el estado brasileño la anexara como parte de él, es muy probable que el español se conviertiera en otra de las lenguas indígenas brasileñas. Aún siendo hermanas, el sami es una lengua indígena y el finés no lo es porque el primero no es lengua de ningún estado nación, el sami es la lengua de una población que forma parte a su vez de otros estados. Si la población sami se hubiera constituido como un país independiente durante el periodo en el que se conformaron los estados nación, seguramnte la lengua sami no sería una lengua indígena como tampoco lo es el finés, lengua oficial de Finlandia.
Lo mismo sucede en México, durante la conformación de los países, la lengua de los pueblos que no conformaron estados-nación independientes se convirtieron en lenguas indígena y solo por este motivo, y no otro, se les puede llamar así. Un hecho histórico, totalmente contextual y que no depende de las lenguas en sí, hace que podamos llamar al sami y al mixe de la misma manera: lenguas indígenas.
- See more at: http://estepais.com/site/2012/lenguas-indigenas-%C2%BForiginarias-y-minoritarias-o-instrucciones-para-determinar-que-una-lengua-es-indigena/#sthash.wLepxQ7F.dpuf
El sami es una lengua que se habla en Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia. Según escuché decir a los mismos samis, ellos consideran que su idioma es una lengua indígena. El sami forma parte de la familia lingüística urálica y está muy cercanamente emparentada con el húngaro y el finés. Al enterarme de este parentesco, pregunté por qué, si consideraban que el sami es una lengua indígena, sus lenguas hermanas, el húngaro y el finés no lo eran. La respuesta es compleja. Esta división evidencia lo difícil que es formular una definición universal de “lengua indígena”.
¿Qué es lo que tienen en común todas las lenguas del mundo a las que llamamos indígenas? Para muchos, las lenguas indígenas son equivalentes a lenguas originarias de un territorio específico; aunque bajo esta definición, el japonés y el finés, siendo originarios de la región en la que se hablan entrarían dentro de esta categoría. Sin embargo, revisando la legislación ninguna de estas lenguas es considerada lengua indígena.
Por otra parte, otras personas definen a una lengua indígena como lengua minoritaria. La pregunta solo se duplica ¿cómo sabemos que una lengua indígena es minoritaria? Obviamente, el número de hablantes no es un buen indicador pues existen lenguas consideradas indígenas como el maya cuyo número de hablantes es casi equivalente a la población de pequeños países europeos.
En México, las lenguas indígenas son aquellas que descienden de lenguas que se hablaban antes de la llegada de los españoles en el territorio que siglos después se llamaría México. En cada uno de los países del mundo, la definición de una lengua indígena será distinta, mientras que aquí la llegada de los españoles es el hecho definitorio, en el otro será la llegada de los franceses, los ingleses o los portugueses.
Sin embargo, dado que nadie puede decir que es originario desde siempre de un territorio (todas las poblaciones llegaron de otro lugar llamado África), entonces no podemos decir que solo las lenguas que hablan pueblos que han ocupado un territorio ininterrumpidamente son lenguas indígenas. Aunque la población que habla náhuatl en Oaxaca decididamente arribó al territorio que actualmente ocupa muy tardíamente, no podemos decir que no es una lengua indígena en comparación con las lenguas otomangues cuyos hablantes ocupaban desde antes el mismo territorio. Por el contrario, no podemos decir que la comunidad hablante de mixteco que ahora habita en Baja California no habla una lengua indígena porque no es originaria de esa región.
¿Cómo podemos saber entonces que una lengua es indígena? Mi respuesta, muchas veces tentativa, es a su vez una pregunta: ¿Se trata de una lengua oficial o una de las lenguas oficiales de un estado-nación? Si no lo es, entonces estamos ante una lengua que podemos llamar indígena. Generalmente, una de las consecuencias más visibles es que los hablantes de estas lenguas son discriminados con todo lo que eso lleva asociado.
Durante la conformación de los estados-nación, las lenguas que no fueron asociadas a estos estados se conocen como lenguas indígenas. En muchos casos, los pueblos que hablan estas lenguas no pudieron conformar un estado debido sobre todo al colonialismo de manera que la distinción lenguas indígenas versus lenguas no indígenas es en muchos casos, y sobre todo en Latinoamérica, producto del colonialismo.
En cuanto una lengua deje de estar asociada a un estado es probable que se vuelva una lengua indígena. Si el español fuera una lengua que solo se hablara en Argentina y de pronto el estado brasileño la anexara como parte de él, es muy probable que el español se conviertiera en otra de las lenguas indígenas brasileñas. Aún siendo hermanas, el sami es una lengua indígena y el finés no lo es porque el primero no es lengua de ningún estado nación, el sami es la lengua de una población que forma parte a su vez de otros estados. Si la población sami se hubiera constituido como un país independiente durante el periodo en el que se conformaron los estados nación, seguramnte la lengua sami no sería una lengua indígena como tampoco lo es el finés, lengua oficial de Finlandia.
Lo mismo sucede en México, durante la conformación de los países, la lengua de los pueblos que no conformaron estados-nación independientes se convirtieron en lenguas indígena y solo por este motivo, y no otro, se les puede llamar así. Un hecho histórico, totalmente contextual y que no depende de las lenguas en sí, hace que podamos llamar al sami y al mixe de la misma manera: lenguas indígenas.
- See more at: http://estepais.com/site/2012/lenguas-indigenas-%C2%BForiginarias-y-minoritarias-o-instrucciones-para-determinar-que-una-lengua-es-indigena/#sthash.wLepxQ7F.dpuf
El sami es una lengua que se habla en Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia. Según escuché decir a los mismos samis, ellos consideran que su idioma es una lengua indígena. El sami forma parte de la familia lingüística urálica y está muy cercanamente emparentada con el húngaro y el finés. Al enterarme de este parentesco, pregunté por qué, si consideraban que el sami es una lengua indígena, sus lenguas hermanas, el húngaro y el finés no lo eran. La respuesta es compleja. Esta división evidencia lo difícil que es formular una definición universal de “lengua indígena”.
¿Qué es lo que tienen en común todas las lenguas del mundo a las que llamamos indígenas? Para muchos, las lenguas indígenas son equivalentes a lenguas originarias de un territorio específico; aunque bajo esta definición, el japonés y el finés, siendo originarios de la región en la que se hablan entrarían dentro de esta categoría. Sin embargo, revisando la legislación ninguna de estas lenguas es considerada lengua indígena.
Por otra parte, otras personas definen a una lengua indígena como lengua minoritaria. La pregunta solo se duplica ¿cómo sabemos que una lengua indígena es minoritaria? Obviamente, el número de hablantes no es un buen indicador pues existen lenguas consideradas indígenas como el maya cuyo número de hablantes es casi equivalente a la población de pequeños países europeos.
En México, las lenguas indígenas son aquellas que descienden de lenguas que se hablaban antes de la llegada de los españoles en el territorio que siglos después se llamaría México. En cada uno de los países del mundo, la definición de una lengua indígena será distinta, mientras que aquí la llegada de los españoles es el hecho definitorio, en el otro será la llegada de los franceses, los ingleses o los portugueses.
Sin embargo, dado que nadie puede decir que es originario desde siempre de un territorio (todas las poblaciones llegaron de otro lugar llamado África), entonces no podemos decir que solo las lenguas que hablan pueblos que han ocupado un territorio ininterrumpidamente son lenguas indígenas. Aunque la población que habla náhuatl en Oaxaca decididamente arribó al territorio que actualmente ocupa muy tardíamente, no podemos decir que no es una lengua indígena en comparación con las lenguas otomangues cuyos hablantes ocupaban desde antes el mismo territorio. Por el contrario, no podemos decir que la comunidad hablante de mixteco que ahora habita en Baja California no habla una lengua indígena porque no es originaria de esa región.
¿Cómo podemos saber entonces que una lengua es indígena? Mi respuesta, muchas veces tentativa, es a su vez una pregunta: ¿Se trata de una lengua oficial o una de las lenguas oficiales de un estado-nación? Si no lo es, entonces estamos ante una lengua que podemos llamar indígena. Generalmente, una de las consecuencias más visibles es que los hablantes de estas lenguas son discriminados con todo lo que eso lleva asociado.
Durante la conformación de los estados-nación, las lenguas que no fueron asociadas a estos estados se conocen como lenguas indígenas. En muchos casos, los pueblos que hablan estas lenguas no pudieron conformar un estado debido sobre todo al colonialismo de manera que la distinción lenguas indígenas versus lenguas no indígenas es en muchos casos, y sobre todo en Latinoamérica, producto del colonialismo.
En cuanto una lengua deje de estar asociada a un estado es probable que se vuelva una lengua indígena. Si el español fuera una lengua que solo se hablara en Argentina y de pronto el estado brasileño la anexara como parte de él, es muy probable que el español se conviertiera en otra de las lenguas indígenas brasileñas. Aún siendo hermanas, el sami es una lengua indígena y el finés no lo es porque el primero no es lengua de ningún estado nación, el sami es la lengua de una población que forma parte a su vez de otros estados. Si la población sami se hubiera constituido como un país independiente durante el periodo en el que se conformaron los estados nación, seguramnte la lengua sami no sería una lengua indígena como tampoco lo es el finés, lengua oficial de Finlandia.
Lo mismo sucede en México, durante la conformación de los países, la lengua de los pueblos que no conformaron estados-nación independientes se convirtieron en lenguas indígena y solo por este motivo, y no otro, se les puede llamar así. Un hecho histórico, totalmente contextual y que no depende de las lenguas en sí, hace que podamos llamar al sami y al mixe de la misma manera: lenguas indígenas.
- See more at: http://estepais.com/site/2012/lenguas-indigenas-%C2%BForiginarias-y-minoritarias-o-instrucciones-para-determinar-que-una-lengua-es-indigena/#sthash.wLepxQ7F.dpuf

No hay comentarios.:

Promoción turística de Chihuahua, Mx "Construimos Futuro 2013-2016"

CULTURA DE LA LEGALIDAD:

Espacio cultural para compartir lo que realizamos los hacedores artísticos en Chihuahua Capital (México) y en su entorno cultural universal.

No es periodismo profesional ni se pretende aficionarse a ello. Es un lugar virtual en la web para informar y comunicar hechos artísticos y fenómenos sociales que nos afecta o impacta de manera positiva o negativa en el quehacer humanístico.

Tópicos como el Teatro, la Danza, lo multidisciplinario, la música, las artes emergentes o alternativas, las artes plásticas y visuales, las artesanías, los festivales, la multimedia, la literatura, la cultura animal y desde luego lo académico y colegiado se aborda en este espacio.

La idea e intención es la liberación de la cultura. No se pretende el lucro sino el interés de estar informado e informar.

Este espacio es la evolución de varios blog de blogger (Google) desde el año 2007. Ahora con mayor capacidad de almacenaje, archivo, hemeroteca y vigencia.

Las fotografías, litografías, videos, música, gráficos, logotipos, imágenes corporativas y otros materiales multimedia que se muestran en este espacio-cultural (exceptuando las que son parte del diseño, que son de los autores) han sido encontradas en internet y se usan solamente con propósitos didáctico-culturales. Si usted tiene el copyright (derechos de autoría o de marca) de algún material y desea que se remueva, háganoslo saber.

Atte: Tramoyam.


AUTORÍA

MÁS DE 30 AÑOS EN LOS ESCENARIOS:

Martín Hernández Molina: oriundo de Hidalgo del Parral, Chihuahua; México (1964). Egresado de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua 1994-1999 (Cédula 9024413). Candidato a obtener el grado de la Maestría en Artes por la Universidad Autónoma de Chihuahua (2015).

EXPERIENCIA ARTÍSTICA DESDE 1980

ACTUACIÓN: más de 46 obras destacando, entre otras, en “Los Lunes Salchichas” de Rafael Solana; “Entre Bobos Anda el Juego” de Francisco de Rojas Zorrilla; “Los Granos de Oro y el Resto del Tesoro” de Manuel Talavera; “Petición de Mano” de Antón Chejov; “El Rastro” de Elena Garro; “Donde Canta la Gallina” de Manuel Talavera; “Electra” de Sófocles; “Los Caballeros” de Aristófanes, “Tomochic: el día que se acabo el mundo” de Joaquín Cossio y “Entre Villa y una Mujer Desnuda” de Sabina Berman. Ha trabajado con directores como: Manuel Talavera Trejo, Mario Humberto Chávez (+), Fernando Chávez Amaya, Gerardo Castañeda López, Adolfo Barraza Orona, Adriana Barraza y Pedro Kóminik.

PRODUCCIÓN Y CREATIVIDAD: diseño y realización en más de 85 producciones escenográficas, de utilería, vestuario, maquillaje, iluminación y audio entre otras: Ópera “Elixir de Amor” de Gaetano Donizeti; Ballet “Alicia en el País de las Maravillas”; Zarzuela “La Muda” de Guillermo Ramos; “Pastorela Mexicana” de José Pérez; Teatro Infantil “Merlyn y la Espada Mágica”; “Antígona en Nueva York” de Janusz Glowacki, “Antígona” de Sófocles, “Mujeres en el Encierro” de María Morett y la más reciente “La Ginecocracia” de Aristófanes. De 2005 a 2010 y 2015 producción artística del Festival Internacional Chihuahua "Encuentro en la Cultura" de Gobierno del Estado destacando los homenajes a: Lucha Villa, Víctor Hugo Rascón Banda, Erasmo Palma, Luis I. Aragón, Rigoberta Menchu, Jaime Almeida, Elsa Aguirre, Juan Quezada, Aarón Hernán y Carlos Montemayor; Los conciertos de: José Carreras, Plácido Domingo, Sarah Brightman, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Filippa Giordano, Emma Shapplin, Alessandro Safina, Mario Frangoulis, Concha Buika, Ramón Ayala, Alex Lora y El Tri, Omara Portuondo, Eugenia León, Baaba Maal, Lila Downs, Willie Colón y nuevamente José Carreras en 2015. En el 2001 Padrino Técnico del Teatro de la Ciudad, administración del Instituto de Cultura del Municipio de Chihuahua; en el 2007 del Centro Cultural Paso del Norte (Teatros Víctor Hugo Rascón Banda y Experimental Octavio Trías) administración del Instituto Chihuahuense de la Cultura de Ciudad Juárez, Chihuahua. En 2009 Homenaje y develación de la escultura monumental "La Caponera" de la Grandota de Camargo Lucha Villa. Carros alegóricos-deportivos del Aniversario de la Revolución Mexicana (20 de noviembre) para el Instituto Chihuahuense del Deporte y la Cultura Física 2011, 2012 y 2013.

DIRECCIÓN ESCÉNICA: más de 53 obras llevadas a escena, sobresaliendo: “Ahí Vienen los Aleluyas” de Gerardo Velásquez; Revista Musical “Quirar 93” de Jorge Quiroga; Pastorela “Pedir sin Merecer o Los Cofrecillos del Diablo” de Virginia Hernández; “La Fábrica de los Juguetes” de Jesús González Dávila; “Funeral Home” de Walter Beneke; “Antígona en Nueva York” de Janusz Glowacki; “Antígona” de Sófocles; “El Mago de Oz” de L. Frank Baum; “Feliz Navidad Señor Scrooge” de Charles Dickens; “Pinocho” de Carlo Collodi; “Sex o no Sex. Ésta es la Cuestión” de Tomás Urtusástegui; “Caperucita en el Bosque” Original del francés Charles Perrault; “Blancanieves y la Manzana Verde” Original de Hermanos Grimm; “Mujeres en el Encierro” de María Morett; “Caras Vemos Mitotes no Sabemos” de Rubén González Garza; “Grillo y las Enseñanzas de Merlyn”; “La Ginecocracia” de Aristófanes; “Mano dura” y “Donde canta la gallina” ambas de Manuel Talavera Trejo; "Los muertos antes de muertos" de Constancio S. Suárez; “Nocturno de la alcoba” de Mario Cantú Toscano; "Tambores de Guerra: juicio a Felipe Ángeles" de Fernando CHávez Amaya.

DOCENCIA: Tecnológico de Monterrey Campus Chihuahua (Compañía de Teatro Infantil de la dirección de Difusión Cultural y Asuntos Estudiantiles DAE desde el 2003); Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua (Taller de Montaje, Proyectos y Gestión Cultural, Estudios Multidisciplinarios de la Cultura, Técnicas y Teorías de la Actuación desde el 2004); Licenciatura en Educación Artística (Lenguaje Corporal, Actuación y Producción); Cursos Propedéuticos desde el 2009. Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua (Para-escolar de Teatro en el Plantel 10 desde el 2012 y en Casa de la Cultura 2015); Talleres y Diplomatura en Producción Artística para maestros 2014. Miembro de la Comisión de Pares Académicos Externos (CPAE), del Comité de Artes, Educación y Humanidades (CAE y H) de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES), invitado al proceso de Evaluación Diagnóstica del programa educativo de la Licenciatura en Artes Escénicas: Actuación, ofertado por la Universidad Autónoma de Aguascalientes (2015); Licenciatura en Actuación de la Universidad Veracruzana (2016).

ENCUENTROS Y CONCURSOS CULTURALES: escuelas primarias, secundarias y preparatorias. Concursos internacionales del Siglo de Oro Español en el Paso, Texas. Muestras Municipales y Estatales de Teatro. Festivales Nacionales de Teatro en Tijuana, Baja California; Monterrey, Nuevo León; Hermosillo, Sonora; Toluca, Estado de México y San Luis Potosí. Jornadas Villistas. Congreso Iberoamericano de Teatro Universitario en Morón provincia de Buenos Aires, Argentina (1999), y Santa Ana de Coro, Venezuela (2006) entre otros en la ciudad de Chihuahua. Encuentro de los Amantes del Teatro del ITI-UNESCO en la Ciudad de México (2007), Santa Martha y Aracataca Colombia (2007). 2o Encuentro de "AIRES" Asociación Internacional de Recintos de Espectáculos Artísticos y Culturales (2011).

INSTITUCIONES: privadas, gubernamentales e independientes como el Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios 122 (CBTIS 122); Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios 86 (CETIS 86); Instituto Nacional de Educación Para los Adultos (INEA); Instituto Chihuahuense de la Cultura de Gobierno del Estado (ICHICULT); Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); Facultad de Artes (Instituto de Bellas Artes) de la Universidad Autónoma de Chihuahua (FA-UACH); Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua (Planteles 1 y 10); Secretaría del Medio Ambiente (SEMARNAP); CERESO de Chihuahua de Gobierno del Estado; Centros Comunitarios; Instituto de Cultura del Municipio de Chihuahua; Casas Comerciales; Asociación de Maquiladoras de Chihuahua A.C. Escuelas jardines de niños, primarias y secundarias. Instituto de Cultura del Municipio de Chihuahua; Impulsa; Gobierno del Estado de Chihuahua. Presidencias Municipales de Aquiles Serdán, Parral, Delicias y Chihuahua. Instituto Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua. Universidad Autónoma de Aguascalientes y Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior, A.C. (CIEES); Universidad Veracruzana y Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior, A.C. (CIEES).

ADMINISTRACIÓN Y PROMOCIÓN: Comité de Apoyo al Programa Permanente de Teatro (CAPROPET) del Instituto de Bellas Artes; Congreso Iberoamericano de Teatro Universitario Chihuahua (AITU); Festival Internacional de la Cultura y las Artes “ARTEULALIA” 2002, 2003 y 2004; Jefe de foro del Teatro de la Ciudad del Instituto de Cultura del Municipio de Chihuahua; Homenaje 2004 al Maestro Mario Humberto Chávez; Director Administrativo del Comité de las Artes (COMART), Asociación Artística Cultural Independiente y Homenajes 2005 a los Maestros Salvador Lomelí Orozco, Oscar Erives Escárcega y Noé Antonio Alvarado Lozano. En el Grupo “Amigos de Nacho Medrano” homenajes a Nacho Medrano y a Conchita de Mendoza. Jurado calificador del Programa de Apoyo a Culturas Municipales y Comunitarias (PACMyC) 2013. Coordinador Poligonal del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, "México nos Mueve la Paz" Chihuahua 2013-2014 con la Universidad Autónoma de Chihuahua. Coordinador de Carrera de la Licenciatura en Teatro, Consejero Técnico; Jefe de la Unidad de Proyectos de de la Secretaría Administrativa y Secretario Técnico de la Facultad de Artes de la UACH 2013-2016. Jurado Calificador de la "Medalla al Mérito Cultural del Estado de Chihuahua "Víctor Hugo Rascón Banda" 2014, que otorga el Poder Legislativo a través del Congreso del Estado, el Poder Ejecutivo por medio del Gobierno del Estado y el Poder Judicial por parte del Supremo Tribunal de Justicia del Estado. Miembro del Consejo PACMyC Chihuahua. Miembro Fundador del Colegio de Profesionistas del Arte de Chihuahua A.C. (2012-2016).

Martín Hernández Molina en Universidad y Conocimiento de la FAUACH